Knives estrena “Idealista”; La constante de la música aturdidora del Bajío resumida en un nuevo EP

Noticias

Kevin Cervera formalizó su proyecto en solitario con el lanzamiento de “Stuck Inside Yr Daydream”, un EP centrado en las emociones más íntimas y escudriñables de Cervera. Desde aquella premisa Knives echó raíces en un bedroom-rock con tintes de shoegaze y dreampop. Ahora el proyecto redefine su bagaje musical para un nuevo corta duración titulado “Idealista”.

El EP se conforma por 4 pistas llenas de saturación, cruzando las fronteras del lo-fi que ya caracterizaba al proyecto.  Las canciones se acercan a un ritmo de júbilo, a diferencia de los tracks apacibles del primer material. La inyección de serotonina en el sonido de la nueva producción mantiene el sabor un tanto amargo en las letras, construidas con una narrativa corta y ambigua.

El entorno musical leonés deja su huella en el material, reflejando la abundante oferta de dreampop, shoegaze y post-punk que existe en el Bajío; esto sin que Cervera pierda su toque, quien también integra el sonido de su ex-banda, Hexagrams, en este lanzamiento, dándole solidez y descubriendo una acentuada evolución musical.

La alineación de Knives tuvo modificaciones para “Idealista”: Tulio Almaráz se unió en la batería, Mario Ontiveros en el bajo y Miguel Aguilar en la guitarra y los sintetizadores. El EP está disponible a través de Spotify.

RESEÑA: Pasar de las Luces | Mint Field

Reseñas

Las bandas y artistas que integran una gran saturación en las guitarras  a través de los pedales suelen tener un sonido agresivo y acelerado, o por lo contrario son bandas que deben escucharse con paciencia, a veces dando pie a una progresión lenta y atmosférica, sin contar lo digerible o compleja que pueda ser su música. Mint Field ahonda en estos estilos desde su formación. En su más reciente álbum, Pasar de las Luces, la banda voltea más hacia una construcción lenta y atmosférica a través del fuzz y reverb.

En términos de complejidad este lanzamiento entra liviano en los oídos sensibles; es digerible y tiene el soporte necesario para mantenerlo interesante. Cuando la agrupación de Estrella Sánchez y Amor Amezcua estrenó el video para Ojos En El Carro, me dejaron con la intriga del sonido que tendría el material completo, sobre todo después ver algunas sesiones en vivo y escuchar un primer EP de gran intensidad. Aun así, existen ‘peros’ que no me dejaron del todo satisfecho con este disco; después de escucharlo un par de veces empecé a sentirlo flojo en algunas partes. Hay canciones que pasan desapercibidas en el álbum, otras hubieran podido durar menos.

El álbum abre con El Parque Parecía No Tener Fin, con ritmos suaves que crecen poco a poco, manteniendo la ligereza en todo momento. Esta ligereza es una constante en el material, y uno de los problemas que tuve con ello es que hay puntos en los que se vuelve adormecedor por no tener una dirección clara. En Ojos En El Carro la banda logró incorporar progresión en los instrumentos suaves y reverberantes, al igual que en la primera pieza; lo mismo sentí en otras canciones como ‘Ciudad Satélite’ y ‘Nada Es Estático y Evoluciona’, en cambio, las canciones como Viceversa o Nostalgia se vuelven algo tediosas usando la misma fórmula.

Al llegar a Temporada de Jacarandas aparece la influencia del kraut; esta fue una de las pistas que más me gustaron en su entrada. Los sintetizadores oscuros y densos le dan cuerpo a la canción, acompañándose de la voz palpitante de Estrella. Quiero Otoño de Nuevo le sigue con un ritmo movido y placentero; Cambios Del Pasar también le suma intensidad al álbum y deja ver algo de atrevimiento con un sonido más sucio, parecido al ruido de My Bloody Valentine. Sería interesante ver a dónde llevaría el sonido de estas pistas a la agrupación, experimentando con un poco más de volumen y sintetizadores.

Otra cosa que con el tiempo podría volverse una de las grandes virtudes de la banda es la voz, que siempre se desenvuelve con fineza. Pocas/os artistas en México intentan cantar como Estrella lo hace, recordando a Elizabeth Fraser de Cocteau Twins. Aún con esto, la voz no logra conectar por completo para hacer de canciones como Viceversa, Nostalgia o Boötes Void algo realmente estremecedor; estos temas pasan de cierta forma desapercibidos, principalmente porque no aportan algo distinto a las canciones del inicio.

Club De Chicas entra con fuerza y agilidad, la pista frena después de haber llegado a un clímax y cambia el ritmo por completo. Para Gali es otra pista que llena fácilmente los oídos, la canción abre con tintes de post-punk y una voz seductora; ahí la banda demuestra un perfecto equilibrio en la instrumentación.

En el cierre Párpados Morados entra con sutileza, envolviendo el lanzamiento en la suavidad que la banda no alcanza a monopolizar en la mitad del disco; los bajeos marcados, y el desarrollo de menos a más en la voz y en las cuerdas agrandan la pista, hasta terminar en un ruido inmenso.

Pasar de las Luces es un material que sabe plasmar lo etéreo de la música en géneros que coquetean con el shoegaze. Sin tener la consistencia que esperaba, Mint Field sigue siendo para mí una de las propuestas más interesantes del género. Además de tener una fina producción, la banda tiene un gran potencial y la cadencia necesaria para seguir haciendo música atractiva.

 

Por Enrique Becerra