Bruto, sucio, progresivo; entrevista con Los Ojos de la Pastora

La idea sobre el espíritu dionisíaco en la música es tan palpable que no hace falta más que reproducirla para experimentar la euforia que desata. Esta idea se representa en Los Ojos de la Pastora, que escogieron su nombre en honor a la salvia, a la que los mazatecos le atribuían un carácter dionisíaco.

La euforia, locura y suciedad que emanan de su música no es algo que esté fuera de control; tampoco sería justo decir que se piensa meticulosamente, porque estas cosas no serían más que pretensiones.

Nos sentamos a destapar algunas cervezas con IvánRoco” (Voz y guitarra) y Eric (guitarra) para hablar sobre la banda y sus influencias. LODLP está integrada por 4 leoneses, todos impregnados con una sencillez que reflejan en su música, además de la energía que se desborda en cada uno de sus shows.

  1. La primera vez que se juntaron a tocar ¿tenían ya en mente el sonido que querían conseguir?

Iván: No, siempre era llegar y…

Eric: Experimentar.

Iván: Sí, experimentar. […] Porque aparte fue como dos etapas, la primera etapa de Isaac y Eric en el bajo, — eso tenía como tintes de post — y después del 2012 cambió, era otra cosa como más intensa.

Eric: […] Sí, como que más progresivos […] era como más sin reglas, más sucio.

  1. ¿Qué tanto influyó en la banda lo que escuchaban en su adolescencia? ¿Qué escuchaban?

Iván: En mi adolescencia yo escuchaba Nirvana, que eso fue en el dos mil y algo… Eric es más joven, pasó por otras influencias.

Eric: Tampoco es como que hayamos escuchado bandas que nadie conoce, escuchábamos de todo.

  1. ¿Han cambiado su lista de influencias?

Eric e Iván: Sí, ampliado más bien.

  1. ¿Cómo funciona la composición de sus canciones? ¿Quién se encarga de lo instrumental y quién de las letras?

Eric: Hasta el momento Roco ha sido el que ha escrito, y a veces René llega con una línea nueva de bajo, o yo llego con un riff, o Roco llega también con un riff o una base, o Pelos trae un ritmo; de cierta manera no es planeado […].

  1. ¿Cuál canción les costó más trabajo componer en su primer disco?

Iván: La que más trabajo me costó yo creo que fue Negi. Para el tiempo en el que la hicimos tenía como que un poquito más de elaboración, como que iba en un ascenso el sonido, y esa fue la última que hicimos… y después salieron otras…

Eric: Bueno, […] fue Aliado; hicimos el disco de seis rolas y la séptima fue Aliado, fue la última que de cierta manera definió el sonido, porque era más experimental, más bruto, atascado […].

Iván: De hecho esa canción (Aliado) marca la pauta a lo nuevo que estamos por sacar […].

  1. Su nuevo sencillo, Regresiones, no se parece a las canciones de su álbum anterior, aunque conserva su esencia. ¿Deberíamos esperar un nuevo material diferente al anterior?

Eric: ¡Claro! […] Siempre vas buscando algo… al menos yo hablo por mí, siempre me gusta algo más atrevido, más alternativo, con otros tiempos, fuera de lo normal que son 4,4 y 4. […] No queremos sonar igual, queremos que se vea la evolución y también entre nosotros en los ensayos se siente, uno se ve a la cara y dice: “¡A huevo wey, así, así es el pedo!”. No estamos encasillados […] mientras sea parte de los ojos; el primer disco fue algo, somos algo de ese primer disco ahorita.

 

7. Además de los géneros que tocan ¿hay algún otro tipo de música que les haya atraído para tocar?

Eric: Claro, a mí me gusta mucho lo acústico, […] yo estoy muy feliz o muy involucrado con lo que es suave y tranquilo. […] Transmites de cualquier manera, sea sucio o limpio […].

Iván: Yo anteriormente tocaba con una banda que se llama Astronauta que era como britpop… […] ahora con el paso del tiempo vas agarrando la práctica de poder tocar lo que sientas, ya tampoco lo encasillas en algo, no hay porque etiquetarlo a huevo en algo cuadrado.

  Porque luego hay como una guerra sobre qué género es mejor, ¿no?  

Eric: Exacto, hay mucho ego; “lo tuyo no, lo mío sí”. Cada quien, aun así sea banda o reggaetón, bueno pues sí tú lo sientes tócalo wey, sea bueno o sea malo para los demás […].

8. Saliéndonos de lo que hacen como músicos, si pudieran devolverle la vida a un artista para ir a uno de sus conciertos ¿A quién elegirían?

Eric: […] Sin duda serían Freddy Mercury, Jimi Hendrix y Jim Morrisson.

Iván: Sí, Jimi Hendrix no podría faltar, Kurt Cobain…

Eric: Chris Cornell, Gustavo Cerati […].

  Después de mencionar a estos artistas, hablamos un poco más sobre las bandas que les gustaban alrededor del año 2000 

Eric: […] Yo tuve mucha influencia de bandas como Limp Bizkit, Korn. Yo me clavaba mucho en el rollo de que en esas bandas eres lo que eres, pero de cierta manera se ponían un personaje, una máscara y se transformaban. […] Adentro de la banda hacían un cagadero. […] A mí edad en la que los escuchaba para mí era increíble, yo decía: “¿por qué hacen eso?”[…]. Bueno, ahorita que tengo esta edad digo: “qué chingón”.

 9. Los Ojos de la Pastora en 2 palabras:

Eric: Indiferente, sinsentido.

Iván: Experimental, vivir.

 

Entrevista por Enrique Becerra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s