Chicha: La Historia De Un Desorden Tropical

Comentario/Opinión

El siglo veinte vio el nacimiento de géneros musicales pioneros, llegando a millones de personas a través de los medios masivos. Esto es particularmente cierto cuando hablamos de Estados Unidos y Europa. Por la misma época América-latina atravesaba por grandes cambios culturales, mismos que generaron un cambio acelerado en la música; la salsa se expandió en Norte-América a través de la migración, diferentes estilos de cumbia surgieron en Centro-América, y durante los años 70s, Perú desarrolló el sonido de la Chicha, o como se le ha llamado últimamente: chicha sicodélica.

Los Destellos

“En los primeros días de la Chicha una de las bandas más prominentes fue Los Destellos, formada por Enrique Delgado en 1966.”

No sería una sorpresa si en estos días alguien nombrara a la chicha como un predecesor escondido del rock sicodélico, como ha pasado anteriormente con el punk y la banda de “proto-punk” peruana Los Saicos. Sin embargo la chicha tiene muy poco que ver con el rock sicodélico y mucho que ver con los campesinos e indígenas amazónicos migrando a Lima. Cuando esto sucedió, la vida en la capital peruana estaba cambiando gracias a la industrialización, y el choque de culturas se reflejó rápidamente en este tipo de música. La inmersión de pedales como fuzz-tone y delay en las cumbias tropicales, fue una innovación distintiva y consecuencia de estos cambios.

La Chicha estaba a punto de desafiar las formas tradicionales de hacer música y obtuvo popularidad en todo el país. Las guitarras amazónicas, percusiones rítmicas, y letras significativas expandieron el género a otros países. En los primeros días de la Chicha una de las bandas más prominentes fue Los Destellos, formada por Enrique Delgado en 1966. Esta banda ofrecía una combinación de guajira, boogalo, guaracha y rock sicodélico. Los estilos contrastantes de los ritmos autóctonos con música moderna cautivaron a una gran audiencia de diferentes lugares. Esto es evidente en canciones como “Onsta la Yerbita” (1971), dónde una voz hipnótica crece lentamente, acompañada por una guitarra suave; percusiones tropicales complementan la atmósfera relajada, y conforme la canción avanza, el sonido estruendoso de un riff con fuzz crea el ambiente sicodélico el resto de la canción.

Esta fue una de las pocas canciones de chicha haciendo referencia a la marihuana, y probablemente una de las canciones más populares de Los Destellos entre las nuevas generaciones. A pesar de esto, la banda consolidó su éxito con otras canciones, como Elsa”, y años después lanzarían la canción “Marihuana no” intentando persuadir a la juventud peruana  para alejarla de las drogas.

Las referencias a las drogas fueron menos frecuentes en la Chicha como un género consolidado, y conforme el tiempo pasó, se volvió más un símbolo de orgullo para las comunidades rurales. A finales de los 70s la banda Chacalón y la nueva crema emergió como un nuevo icono de la cumbia andina. Su fama se disparó con la canción “Soy provinciano”, en un tiempo de gran discriminación contra los indígenas amazónicos y los inmigrantes en Lima. Después del éxito conseguido, Lorenzo Palacios Quispe, mejor conocido como “Chacalón”, formó Los Shapis continuando con la internacionalización de la chicha. Seguido de esto, varias bandas como Los Mirlos y Los Hijos del Sol siguieron el camino al éxito creando cumbia andina y chicha,  inspirándose en la jungla peruana. Las guitarras eléctricas fueron una constante a lo largo de las canciones alegres de estos artistas, el uso del pedal wah-wah fue mucho más intenso que en las cumbias colombianas y géneros similares.

A finales de los 80s otros países latinoamericanos como Argentina, Colombia, Ecuador y México habían escuchado hablar de la chicha, y sus influencias se hicieron extensas en la cultura hispana. Los años pasaron y la chicha permaneció en la oscuridad para el resto del mundo, pero esto ha ido cambiando. En el 2007 fue lanzada la compilación “The Roots of Chicha: Psychedelic Cumbias from Peru”. Este álbum contenía un vasto repertorio para las personas iniciando su viaje en los sonidos amazónicos, o simplemente re-visitando las raíces de las cumbias peruanas.  Como consecuencia, generaciones más jóvenes empezaron a interesarse en los orígenes de la cumbia, y con el apogeo del internet el acceso a esta música se ha vuelto más simple. Tal vez hayamos escuchado acerca del re-nacimiento del rock sicodélico a través de las bandas neo-psicodélicas, así que ¿por qué no pensar en que su contraparte hispana podría hacer lo mismo?, ambos nacieron en contextos diferentes, pero con similitudes interesantes y una inmensa variedad de sonidos. Hoy existen algunas bandas que interpretan éxitos de la chicha, así como bandas que componen música influenciada por la misma, por ejemplo, Chicha Libre, una banda de Brooklyn que ha lanzado dos álbumes y un EP, rescatando la esencia de la cumbia peruana y creando lo que podría ser fácilmente considerado como “neo-chicha”. Si es tu primera vez escuchando este tipo de música puedes empezar con las compilaciones en Youtube. Ten por seguro que van a ponerte a bailar.

 

Por Enrique Becerra

 

 

Fuentes:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s